Respaldo, pero también interrogantes han recibido los primeros anuncios del presidente electo Guillermo Lasso, en materia tributaria. Analistas, expertos y sector productivo hallan temas valiosos, pero todos coinciden en que los anuncios apenas son una parte de una reforma integral, que debe considerar también cómo compensar la reducción de recaudación por las rebajas propuestas.

Entre las propuestas de reforma tributaria, el presidente electo, Guillermo Lasso, ha indicado que se bajaría el IVA durante cuatro feriados en año, para apoyar al sector turístico.

Es que esta semana, Lasso hizo un bosquejo de lo que sería su reforma tributaria, que dijo la presentaría la noche de su primer día de gobierno. En una entrevista con CNN delineó cuatro puntos específicos: la eliminación del 2% del impuesto a la renta a las microempresas; la baja del impuesto al valor agregado (IVA) durante cuatro feriados en el año, para apoyar al sector turístico. Además propone la reducción gradual del impuesto a la salida de divisas (ISD), y un mayor control para combatir la evasión.

Lasso aclaró que su objetivo no es crear ni aumentar la tasa actual de impuestos. Sin embargo, adelantó que conoce el ámbito del sector privado y en este sentido dijo “no hay peor cuña que la del mismo palo”.

Explicó que no es aceptable ni lógico que empresarios reporten durante varios años pérdidas y con ello no paguen impuestos.

La propuesta de no crear impuestos y más bien bajarlos sí podría ser viable, según Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF). Sin embargo, advierte que debe buscar una manera de compensar e incluso incrementar la recaudación en unos $ 1.500 millones al menos. Esto, sobre todo, luego de que se acaba de aprobar la Ley de Educación Intercultural que plantea un incremento de la masa salarial del 30% para los maestros, en momentos de una baja liquidez fiscal.

Para Carrera es correcta la eliminación del IR del 2% para microempresas, pues se trata de un un impuesto que grava las ventas, cuando lo adecuado es gravar la ganancia. La eliminación del ISD de manera gradual es positiva, dice, y representaría unos $ 250 millones menos al año.

Sin embargo, dice que para compensarlos se deberían eliminar exenciones y exoneraciones tributarias. Recordó que sí hay un espacio importante para trabajar en la evasión, pues esta representa $ 4.000 millones en IVA y renta. “Sin subir impuestos también se puede ampliar la base de tributación”, indicó. Así estos anuncios dejan un tanto lejana la posibilidad de incremento del IVA.

Por su parte, el presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), Felipe Ribadeneira, se mostró de acuerdo con los puntos planteados por el presidente electo, pero aseguró que el sector productivo está trabajando en una propuesta de reforma tributaria, de simplificación, para que sea considerada por el equipo del nuevo gobierno. La propuesta se entregaría en una semana y media, aproximadamente. En todo caso, dijo estar de acuerdo con la eliminación o reforma del impuesto a la renta del 2% para microempresas. Explicó que este debió ser voluntario y no obligatorio.

Sobre la baja del IVA, en cuatro feriados, consideró que sería importante mirar el texto de reforma, pero aseguró que todo lo que sea para reactivar el turismo y restaurantes, hoteles, golpeados a la pandemia es positivo. Sin embargo, cree que no será suficiente.

De la eliminación del ISD, consideró que la reducción paulatina no requiere pasar por la Asamblea, pues en la Ley de Transformación Económica ya consta la posibilidad de reformarlo vía decreto ejecutivo. Considera que el ISD ha sido un impuesto perverso que afecta directamente a la productividad, pues se gravan materias primas y bienes de capital importados.

Ribadeneira dijo compartir totalmente una posición contra la evasión tributaria. “Un buen empresario, con todas las letras de la palabra, debe hacer un pago correcto de los impuestos”, dijo.

El abogado tributario Napoleón Santamaría consideró que los anuncios han sido apresurados y que el presidente electo se estaría yendo contra la tendencia mundial que busca más bien crear impuestos a la riqueza. Sobre el ISD considera que los importadores ya tienen incorporados ese pago a sus costos, por lo que no beneficiaría al consumidor dicha baja. Sin embargo, sugirió que se haga una rebaja diferenciada del ISD, dependiendo de los productos. Además sostuvo que la eliminación del impuesto, por sí solo, no atrae inversiones. Incluso dijo que actualmente los dividendos de los inversionistas extranjeros no gravan ISD.

Para Santamaría en el sistema tributario ecuatoriano existen 43 exoneraciones tributarias, pero no llega la inversión. “No es verdad que una fuerte carga tributaria ahuyente al inversionista, y que una débil la atraiga”. Lo que genera mayor inversión es estabilidad política y buena rentabilidad. También opinó que deben revisarse las devoluciones al IVA a Gobiernos Autónomos Descentralizados o transportistas, que según su opinión no obedecen a una política tributaria correcta.

Respecto al IVA, considera que sí puede ayudar la propuesta de bajarlo en cuatro feriados, pero dijo que de manera más macro, debería haber un IVA diferenciado, en el que se baje a productos que puedan apoyar la productividad y otro más alto para productos de lujo. En cuanto a la evasión, propone que se pueda controlar mejor, y una opción sería crear una sola autoridad tributaria y no tenerla dividida entre SRI y Aduanas.

Programa del FMI plantea reforma tributaria

El Ecuador firmó un acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional que planteaba la entrega de $ 6.500 millones en 27 meses. Los primeros $ 4.000 millones ya fueron recibidos en 2020. Para 2021, se esperarían $ 1.500 millones más. Sin embargo, depende de si el Gobierno quiere continuar con el actual acuerdo, que entre otros temas, planteaba que se realice una reforma tributaria en el 2021. La idea era que para el 2022 pueda entrar en vigencia y se pudieran recaudar unos $ 2.000 millones adicionales, para así bajar el déficit fiscal. Una de las sugerencias era incrementar el IVA del 12% al 15% y retirar ciertas exenciones y devoluciones de impuestos.

La recaudación tributaria cayó en 2020

La recaudación tributaria del Ecuador en el 2020 fue de $ 12.382 millones, una cifra baja en comparación a la del 2019 que fue de $ 14.268 millones. El problema se generó básicamente por la crisis económica derivada de la sanitaria.

Un monto de $ 5.506 millones de dólares alcanzó la recaudación del IVA en el 2020. Un bajo resultado, comparando con el de 2019, que fue de $ 6.685 millones. Mientras tanto el ISD se colocó en $ 964 millones en 2020. El 2% de IR para microempresas llegó al primer trimestre del 2021 a $ 8,04millones.